Sunday Morning Service

El Sermón de la Mañana #1 – La Regeneracion



los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

Juan 1:13

Notas de sermón:

En esta oportunidad veremos cómo el mundo, en su gran mayoría, no recibió al Señor Jesús, ni lo reconoció tampoco como el Hijo Unigénito de Dios.  Veremos también por qué aquella minoría que si lo aceptó, como ellos son reconocidos como hijos de Dios. uno no puede ser hijo de Dios solo por virtud de su nacimiento como los judíos creían (por ser parte del pueblo escogido de Dios) o como muchos “cristianos” creen hoy en día (sobre todos aquellos que bautizan a sus hijos cuando son bebes).  Es necesario “creer” (Juan 3:16), lo cual implica no solo una aceptación de hechos históricos o teológicos (cf. Santiago 2:19), Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. sino incluye más bien un cambio de mentalidad tan fuerte e inminente que se muestra en un cambio de comportamiento externo como un cambio de mentalidad interna.

I.                     LA REGENERACIÓN ES OBRA DE DIOS DE PRINCIPIO A FIN.

Wayne Grudem lo explica asi:

La regeneración es el acto secreto de Dios mediante el cual nos imparte una vida espiritual nueva. Esto es lo que también se conoce como «nacer de nuevo» en la obra de la regeneración no tenemos una participación activa. Es por completo la obra de Dios. Vemos esto, por ejemplo, cuando Juan habla acerca de aquellos a quienes Dios les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios: «Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios» Gn 1: 13). Juan especifica aquí que los hijos de Dios son aquellos que «nacen de Dios» y nuestra «voluntad humana» no tiene parte ni arte en esta clase de nacimiento. Dios nos prometió por medio del profeta que habría un tiempo en el futuro en el que daría nueva vida espiritual a su pueblo: Les Daré Un Nuevo Corazón, Y Les Infundiré Un Espíritu Nuevo; Les Quitaré Ese Corazón De Piedra Que Ahora Tienen, Y Les Pondré Un Corazón De Carne. Infundiré Mi Espíritu En Ustedes, Y Haré Que Sigan Mis Preceptos Y Obedezcan Mis Leyes. (Ez 36: 26-27) Cuando Jesús habla de «nacer del Espíritu» Gn 3: 8), está indicando que es especialmente Dios el Espíritu Santo el que produce la regeneración. Pero otros versículos también indican la participación de Dios el Padre en la regeneración. Pablo especifica que es Dios quien «nos dio vida con Cristo» (Ef. 2: 5; Col 2: 13).

Y Santiago dice que es el «Padre de las luces» el que nos hace nacer: «Por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad, para que fuéramos como los primeros y mejores frutos de su creación» (Stg 1: 17-18).  Por último, Pedro dice que Dios «por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo» (1ª P 1:3). Podemos concluir que tanto Dios el Padre como el Espíritu Santo producen la regeneración.  Cada persona nacida de Dios tiene la naturaleza divina en sí misma, porque “si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Romanos 8.9).

II.                   LA REGENERACIÓN ES UN MISTERIO PARA NOSOTROS

Lo que sucede exactamente en la regeneración es algo misterioso para nosotros.

Veamos lo que hemos tomado de

( la Biblioteca Cristianismo Primitivo) La convicción del pecado es una señal de que el Espíritu Santo está obrando, pero el hombre llega a ser una nueva criatura solamente cuando se rinde a Dios y le permite obrar el milagro de gracia en su corazón. En las iglesias modernas hay demasiados miembros en quienes todavía reina el hombre viejo. No llegamos a ser hijos de Dios al pertenecer a alguna iglesia o a cierta denominación, sino que nos afiliamos a una iglesia que armoniza con la palabra de Dios después que nosotros hemos sido regenerados. Hay personas que se consideran moralmente “buenas personas” y están tan seguras de que jamás han hecho alguna cosa muy mala. Pero si se examinaran honestamente en el espejo del evangelio (2 Corintios 3.18) se verían como pobres pecadores, engañados por su propia justicia. Aun adheridos a la doctrina bíblica, tenemos problema“Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación” (Gálatas 6.15). Usted puede seguir una teología correcta y todavía ser un pecador perdido. Una cosa es aceptar el evangelio en la mente como algo correcto y otra cosa es aceptarlo en el corazón como el “poder de Dios para salvación” (Romanos 1.16). Sabemos que de alguna manera a nosotros, que estábamos espiritualmente muertos (Ef. 2: 1), Dios nos hizo renacer y en un sentido muy real hemos «nacido de nuevo» Gn 3: 3,7; Ef. 2: 5; Col 2: 13). Pero no entendemos cómo sucede esto ni qué hace Dios exactamente para damos esta nueva vida espiritual. Jesús dice: «El viento sopla por donde quiere, y lo oyes silbar, aunque ignoras de dónde viene y a dónde va. Lo mismo pasa con todo el que nace del Espíritu» Gn 3: 8).

III.                 «LA REGENERACIÓN», ¿TIENE LUGAR ANTES DE LA FE SALVADORA?

Los hermanos de la iglesia escribieron esto:

Tomado de  Middletown Bible Church,  349 East Street, Middletown, Connecticut 06457 (U.S.A.).

La regeneración es el acto soberano de Dios por medio del cual imparte Su Misma vida y Su Misma naturaleza la pecador-creyente (Juan 1:12-13; Tito 3:5). El primer nacimiento del hombre es natural; su segundo nacimiento es espiritual y es sobrenatural. Su primer nacimiento lo hace miembro de una raza caída; su segundo nacimiento lo hace miembro de una raza redimida. Su primer nacimiento le da una naturaleza corrupta (Efesios 2:3); su segundo nacimiento lo hace participante de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4). En el momento en que una persona nace de nuevo, recibe una nueva vida (Juan 6:47; 1 Juan 5:12) y una nueva posición como un hijo de Dios (Juan 1:12; 1 Juan 3:1-2). Resumiendo, es una nueva criatura en Cristo (2 Corintios 5:17).

Es imposible ser salvo y no ser regenerado. Es imposible ser regenerado y no ser salvo. Toda persona nacida de nuevo es salva. Es un absurdo bíblico sugerir que una persona es salva y regenerada y que en un tiempo posterior llega a ser un creyente en Cristo. La fe y la regeneración tienen lugar simultáneamente. Ambos suceden en el mismo instante de tiempo. Una es la respuesta de un hombre pecador perdido al evangelio; lo otro es la obra sobrenatural de Dios. Estamos de acuerdo en que nadie puede creer en Cristo sin la gran y bondadosa obra que Dios realiza en el corazón, que incluye capacitación e iluminación (Juan 6:44,65; Mateo 11:27; 16:16-17; Hechos 16:14). Es interesante que Dios a veces mande a una persona hacer algo que es totalmente incapaz de hacer por sí misma. Un ejemplo es el hombre de la mano seca (Marcos 3:1-5). Cristo le dio la orden, “Extiende tu mano”. ¿Cómo podría hacer ésto si sufría de parálisis? Cristo mandó, el hombre obedeció y Dios capacitó. Cristo lo capacitó para hacer lo imposible. De igual manera, al pecador se le ordena creer en Cristo. Si el pecador falla en obedecer este mandato, entonces es culpable de desobedecer el evangelio (2 Tesalonicenses 1:8). Nunca podrá usar esta excusa: “Señor, la razón por la cual no creí en Cristo es porque yo era totalmente corrupto y era incapaz de creer”. No, si Dios ordena, el hombre es responsable de obedecer. “Pero ahora, Dios manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30). Le invito a que venga a Cristo Jesús y el le dará salvación. Oramos que pronto sea renacido por la gracia de Dios el Padre, por medio de la muerte y la Sangre de Cristo el Hijo, y por el poder convencedor y que atrae del Espíritu Santo, un Dios en tres personas! Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .