Blog diario

INDIFERENCIA

Renaciendo, no de semilla corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre”.

1 Pedro 1:23

El diccionario define la palabra indiferencia: como el estado de ánimo en el que una persona no siente inclinación o rechazo hacia otro sujeto, un objeto o una determinada materia. Los judíos llevaron la indiferencia hacia el culto a Dios. Todos podemos caer también en ese error de la indiferencia hacia las cosas de Dios.

¿Alguna vez ha tenido callos en las manos? Si los ha tenido, bien sabe que no hay sensibilidad en ellos. Es piel endurecida y muerta. Los callos son algo que se desarrolló, no salen ni crecen así para bien. Un corazón insensible no es así como por arte de magia. Permitimos que nuestro corazón se vuelva insensible, endurecido, cuando no cuidamos adecuadamente nuestra vida espiritual. Debemos prestar atención a las palabras del autor de la epístola a los Hebreos cuando dice: “Si oye hoy su voz, no endurezca su corazón” (Hebreos 3: 7-8). (501 ilustraciones)

Endurecernos a la palabra de Dios puede llevarnos a la ruina y esta ruina puede ser para toda la eternidad si no nos arrepentimos ahora, y dejamos de ser indiferentes a lo que Dios nos manda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .