Sunday Morning Service

Nuevo Video: El Sermón de la Mañana #71 | Jesucristo El Mismo De Ayer



Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Hebreos 13:8

Notas de sermón:

Aunque muchas cosas en el mundo están en proceso de CAMBIO y parece que las bases fundamentales de muchas culturas y sociedades se estremecen, DIOS NO CAMBIA.  «YO SOY EL QUE SOY» en una sociedad actual donde todo cambia, solo la Palabra de Dios se mantiene inmutable, fortalece los corazones humanos y debe ser anunciada por todo cristiano.

  1. CRISTO SE MANTIENE EN SU SABIDURÍA

Si hay algo que la Biblia nos enseña acerca de Dios, es que es sabio:

Él es la sabiduría de Dios.  

(1 Corintios. 1:24) mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

La sabiduría de Dios es ampliamente superior a la sabiduría del hombre. En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra” (Efesios 1:7-10).

Él estaba lleno de sabiduría desde su niñez. (Luc. 2:40) Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. La sabiduría en su sentido total pertenece solamente a Dios y precisamente lo otorga como una obra de gracia al hombre, nosotros al recibir a Cristo en nuestra vida, recibimos su sabiduría.

Algunos cambios son bienvenidos, otros no. Un gran consuelo para los cristianos que viven en estos tiempos turbulentos y problemáticos, es la confianza que tenemos en que Dios no cambia. El Cristo que no cambia es el único medio por el cual los hombres pecadores pueden ser cambiados para poder entrar en las eternas bendiciones de Dios. Mientras Cristo no cambia, los hombres pecadores deben cambiar para entrar al reino de Dios.

CRISTO NO CAMBIA EN SU AMOR

Él murió para comprobar su amor. (Ef. 5:2) Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

Cuando Cristo fue crucificado, sus discípulos cambiaros su actitud y le abandonaron, pero Él estuvo con ellos todo el Tiempo, su amor no cambió

El amor de Dios, en Cristo Jesús. Amor que es perfecto, eterno, y que tiene la capacidad y habilidad de cambiarlo TODO para bien. El amor de Dios no cierra su corazón ante nuestras traiciones, nuestras indiferencias y menosprecios.  Cada día se vuelve a presentar, dulce y tierno, procurando siempre la reconciliación. Su amor no cambia.

B. Él manifiesta su amor al limpiarnos de nuestros pecados. (Ap. 1:5) y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

C. Él nos da amor inseparable. (Rom. 8:35-39) 35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito:
    Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
    Somos contados como ovejas de matadero. 

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

 CRISTO NO CAMBIA SUS PROMESAS

Vivimos en un mundo que cambia constantemente, todos nosotros experimentamos cambios físicos, cada día envejecemos; pero, aunque el mundo cambia hay algo que nos da seguridad, y es saber que “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por siempre”.

Las circunstancias cambian, nosotros cambiamos y eso puede traer temores, inseguridades, pero debemos anclarnos en Jesús que no cambia. Confiar en Jesús que no cambia a pesar de los cambios es un buen motivo para enfrentar el futuro.

A. Él nos promete vida eterna que no cambia. (Juan 11:25) Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

B. Su promesa de enviar al Espíritu Santo se cumplió. (Hechos 1:8) pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

C. Su promesa de regresar otra vez no cambiará. (Juan 14:1-3)  No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

CRISTO NO CAMBIA SU INVITACIÓN

A. Su invitación es extendida por el Espíritu Santo. (Ap. 22:17) Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. Estas palabras hacen eco a través de los siglos, invitando a cada nueva generación a participar del gran plan de Dios para salvar al hombre. Jesús no cambia en su invitación

B. Su invitación es a una gran cena. (Luc. 14:17)

C. Su invitación es a todos. (Mat. 11:28) La iglesia es para todos. Jesús nunca rechazó a nadie (Juan 6:37). Usted será bienvenido; tiene una invitación. ¡Venga! Jesús está enviando invitaciones al sediento. El Señor está ofreciendo agua a aquellos cuyos corazones tienen sed de perdón (Juan 4:14; 6:35), a los corazones que tienen sed de la verdad (Juan 8:32), y cuyas almas tienen sed de Él (Salmos 42:1; 107:9) El mundo promete satisfacción, pero no la cumple. Algunos piensan que, si tuvieran dinero o popularidad, entonces su vida sería satisfecha. No piense que la gente rica está satisfecha o que la gente famosa no tiene sed de algo más. Vea usted Hollywood está lleno de gente muy bella, rica, famosa y gozándose en el placer—pero que frecuentemente es protagonista de peleas, acoso físico, divorcio, adición y suicidio.

CRISTO NO CAMBIA EN SU MANERA DE SALVAR

A. Él es el único camino al cielo. (Juan 14:6)  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí

B. Él es el único que te puede salvar. (Hch. 4:12)

C. Él te puede perdonar de tus pecados. (Luc. 7:48-49)

Dios le promete la vida eterna. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16). La vida eterna es una promesa de vida para siempre en el Cielo con Dios. Dios hace esta promesa – “cree, y tendrás vida eterna”. Nada puede separar a un cristiano del amor del Padre (Romanos 8:38-39). Nada puede arrebatar a un cristiano de la mano de Dios (Juan 10:28-29). Dios garantiza la vida eterna y mantiene la salvación que Él nos ha dado. nuestro Señor asume toda la responsabilidad de llevar al perdido a casa sano y salvo. Judas 24-25 “Y Aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén”. Acepte a Cristo hoy y su promesa se cumplirá en usted, porque Él no cambia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.