DIOS NUESTRO REFUGIO

Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación.

Salmo 90

By pastor Juárez

Este Salmo debe ser considerado como una reflexión para las tribus de Israel en el desierto. Pero puede ser tuyo ahora si tu lo prefieres. El amor de Dios es grande para sus hijos y quiere que disfrutemos de ese amor día tras día; no buscarlo ocasionalmente y con prisas, haciendo reclamos cuando todo lo demás falla.

Una mujer salió de su casa y vio a tres viejos de largas barbas sentados frente a su jardín. Ella no los conocía y les dijo: No creo conocerlos, pero deben tener hambre. Por favor entren a mi casa para que coman algo. Ellos preguntaron: ¿Está el hombre de la casa? No – respondió ella, no está. Entonces no podemos entrar dijeron ellos. Al atardecer, cuando el marido llegó, ella le contó lo sucedido. ¡Entonces dile que ya llegué invítalos a pasar! La mujer salió a invitar a los hombres a pasar a su casa. No podemos entrar a una casa los tres juntos explicaron los viejitos. ¿Por qué? Quiso saber ella. Uno de los hombres apuntó hacia otro de sus amigos y explicó: Su nombre es Riqueza. Luego indicó hacia el otro. Su nombre es éxito y yo me llamo amor. Ahora ve adentro y decidan con tu marido a cuál de nosotros tres ustedes desean invitar a su casa. La mujer entró a su casa y le contó a su marido lo que ellos le dijeron. El hombre se puso feliz: ¡Qué bueno! Y ya que así es el asunto entonces invitemos a Riqueza, dejemos que entre y llene nuestra casa de riquezas. Su esposa no estuvo de acuerdo: Querido, ¿por qué no invitamos a Éxito? La hija del matrimonio estaba escuchando desde la otra esquina de la casa y vino corriendo con una idea: ¿No seria mejor invitar a Amor? Nuestro hogar entonces estaría lleno de amor. Hagamos caso del consejo de nuestra hija, dijo el esposo a su mujer. Ve afuera e invita a Amor a que sea nuestro huésped. La esposa salió y les preguntó a los tres viejos: ¿Cuál de ustedes es Amor? Por favor que venga para que sea nuestro invitado. Amor se puso de pie y comenzó a caminar hacia la casa. Los otros dos también se levantaron y lo siguieron. Sorprendida, la dama les preguntó a Riqueza y a Éxito: Yo sólo invité a Amor, ¿por qué ustedes también vienen? Los viejos respondieron juntos: Si hubieras invitado a Riqueza o a Éxito, los otros dos habrían permanecido afuera, pero ya que invitaste a Amor, donde sea que él vaya, nosotros vamos con él. ―Donde quiera que hay amor, hay también riqueza y éxito”.

Señor tu nos has sido refugio de generación en generación o mejor dicho, nuestro lugar de refugio en donde buscamos seguridad y protección; porque tu eres amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .