Sunday Morning Service

Nuevo Video: El Sermón de la Mañana #25 – Y Aun Hay Lugar



Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste “Y aún hay lugar.”

Lucas 14:22

Notas de sermón:

La escritura nos revela que no había lugar ni para Cristo ni para sus padres en la posada de Belén, y también nos dice que

había entonces otros lugares en los que, aunque tampoco hubo lugar para Cristo, otras personas de categoría muy inferior

a Él fueron bienvenidas y recibieron hospedaje. Aunque en el mundo hay todavía muchos pecadores que parecen no tener

lugar para Cristo en sus corazones ni en sus vidas, sin embargo; en el corazón y en el amor de Cristo hay mucho lugar para

esos pecadores y hoy les hago una invitación sincera, tierna y afectuosa para que vengan a Cristo pues “aún hay lugar”.

Para los que hasta ahora no han conocido la gracia de Dios; para los que, todavía, nunca han disfrutado del banquete del

Evangelio, para ustedes que han estado contentos con lo que les ofrece este mundo y nunca han probado lo que

verdaderamente es sustancial y que satisface ahora y durante toda la eternidad, para todos ustedes, sí para ustedes, es el

mensaje de nuestro texto, “aún hay lugar”.

I.                     ¿DÓNDE HAY LUGAR?

hay lugar en la fuente abierta para lavar el pecado y la inmundicia, hay lugar para que usted sea lavado y pueda quedar limpio. Ha

adoptado a una innumerable multitud de aquellos que en otro tiempo fueron hijos de ira y siervos de Satanás. Ha escogido a

algunos de los más viles hijos e hijas de Adán, pero ellos han sido lavados, han sido limpiados, han sido regenerados y han recibido

el sello de su adopción en la familia de Dios, y ahora exclaman con gozo: “Abba, Padre;” pero todavía hay lugar para otros millones

más en esa gran familia. Una familia común, no tiene en su hogar lugar para extraños; la casa ya está llena con sus propios hijos e

hijas, por lo que no pueden recibir en su familia a los hijos de extraños; pero en el gran corazón de nuestro Padre celestial todavía

hay lugar para todos los que quieren venir a Él por medio de Jesucristo, Su Hijo. No todos los que Él ha elegido para vida eterna han

creído todavía en Jesús ni han sido “sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la

redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” Pero aún hay lugar en el gran corazón del Padre para todos los que

quieran venir a Él por medio de Jesucristo, su Hijo.

II.                   ¿CUÁNDO HAY LUGAR?

“Aún hay lugar.” “¡Aún!” Los tiempos han pasado, generaciones han seguido a generaciones, y todas han dado muchos creyentes

para la Iglesia de Jesucristo; pero “aún hay lugar” para millones más. Han pasado multitudes por el valle del arrepentimiento hasta

la cruz del Calvario; multitudes incalculables para un ser humano, han encontrado paz y perdón en Cristo; pero a pesar de ello,

“aún hay lugar”. Para aquellos legalistas defensores del sábado, el hombre enfermo debería buscar a Jesús al día siguiente si quería

ser sanado, a fin de no profanar el día sagrado. Ese día no había lugar No les importaba si sufría un día más. ¿Pero cuando hay

lugar?

Pero Jesús no iba a ceder a sus presiones, así que “dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana”.

Notemos que el único trabajo que hizo el enfermo fue extender su mano, y en cuanto a Jesús, no se dice que hiciera nada con ella.

Por lo tanto, fue sanado por medio de su palabra, lo cual no incumplía ni la ley de Dios ni tampoco la complicada legislación judía al

respecto. Pero, aun así, ellos se encolerizaron contra Jesús, y en su obstinada oposición, no se les ocurrió pensar, que si Jesús no

estuviera actuando conforme a la voluntad de Dios, de ninguna manera podría hacer las obras que hacía. Recordemos la reflexión

de Nicodemo, un fariseo como ellos, cuando fue a ver a Jesús:

(Jn 3:2) “Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer

estas señales que tú haces, si no está Dios con él.”

III.                 ¿POR QUÉ HAY LUGAR?

Dios ha ordenado que una multitud innumerable, tan numerosa que nadie la puede contar, sea salvada por toda la

eternidad; y pensamos que tenemos alguna garantía para creer que el número de los salvos sobrepasará en mucho al

número de los condenados, para que Cristo tenga la preeminencia en todas las cosas. Pero un sacrificio tan grande como el

de Cristo no puede haber sido ofrecido sin un gran propósito en mente; de hecho, les dijo a sus discípulos que “el Hijo del

hombre… vino… para dar su vida en rescate por muchos.” Por lo tanto; creemos que en el gran redil donde el Buen Pastor

guarda sus ovejas compradas con sangre, “aún hay lugar” para que entren muchas ovejas más. No sólo nuestras manos;

sino también nuestras vidas están “secas” sin Dios! A pesar de que Dios nos creó a su imagen, para ser como Él. Desde el

pecado de Adán en el jardín, el pecado separó al hombre de Dios. Dios declaró que el “día que peques, morirás”. En

nuestra vida; hay situaciones que nos marcan y crean en el mundo espiritual ciertas ataduras que no nos permiten fluir en

la obra de Dios;  lo que nos pone en un mal estado espiritualmente, donde fracasamos en la oración, en la comunión con

Dios o bien. Puesto que el hombre nace en pecado, “aislado” de la fuente de vida, se encuentra en una condición “seca”.

Está “seco” en su espíritu, alma y cuerpo. En última instancia, si el hombre no se “reconecta” con Dios a través de él, al

nacer de nuevo por el espíritu de Dios, ¡morirá!

Creemos que el objeto del pacto de gracia y del plan de la redención, tan maravilloso según lo revelan las Escrituras, no

puede haber sido pequeño. Debe ser una gran multitud de almas redimidas lo que dará satisfacción a Cristo por el terrible

sufrimiento que Su alma soportó. No puede ser un grupo insignificante el que será salvo por Su mano todopoderosa y Su

brazo santo, sino una multitud portentosa la que constituirá el cumplimiento de los designios eternos del Señor, y le traerá

el honor y la gloria que merece por siempre y para siempre. Por lo tanto, también por esta razón creemos que “aún hay

lugar.” Acepte a Cristo Jesús como su Salvador personal. Oro para que esto suceda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .