Sunday Morning Service

Nuevo Video: El Sermón de la Mañana #30 – Escrito Esta



Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.

Mateo 4:4

Notas de sermón:

Cuando analizamos la palabra de Dios, encontramos que cuando el diablo tentó al Señor; “Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.” (Lucas 4:4). Es aquí donde encontramos la oportunidad para tener vidas victoriosas. En la palabra de Dios.  Cuando estamos atentos a la voz de Dios, y le obedecemos, nuestra vida será bendecida en todo momento. La incredulidad y la desobediencia deliberada a la voz de Dios, solo producen una vida sin frutos y sin bendiciones.  El Señor le contesta también con la misma Escritura. La Escritura es un arma poderosa contra las asechanzas del enemigo.  Estas palabras son sabias porque nos muestran la complejidad del ser humano y de la creación de Dios. Y así como necesitamos la comida para sostener nuestro cuerpo, necesitamos también de otros alimentos, que son espirituales.

I. FUE EL ARMA ESCOGIDA POR JESUS

Cuando fue tentado por Satanás en el desierto. Él tenía muchas opciones de armas con las cuales combatir con Satanás, pero no tomó ninguna excepto esta espada del Espíritu: “Escrito está.” Nuestro Señor pudo haber vencido a Satanás por medio de una fuerza angélica. Sólo tenía que haberle pedido a Su Padre y le hubiera enviado inmediatamente doce legiones de ángeles, contra cuya poderosa embestida el archienemigo no hubiera podido prevalecer ni un instante. Si nuestro Señor simplemente hubiera ejercido Su deidad, una sola palabra habría enviado al tentador de regreso a su guarida infernal. Pero en vez de un poder angélico o divino, Él usó, “Escrito está”; enseñando así a Su iglesia que nunca debe invocar la ayuda de la fuerza, o el uso de armas carnales, sino que debe confiar únicamente en la omnipotencia que habita en la palabra segura del testimonio. Ella es nuestra arma de combate y nuestra arma de guerra. Los patrocinios o las restricciones del poder civil no son para nosotros; ni tampoco nos atrevemos a usar ya sea los sobornos o las amenazas para convertir a los hombres en cristianos: un reino espiritual debe ser establecido y sostenido únicamente por medios espirituales.

II.  Nuestro Señor Jesucristo nos enseña QUÉ USO DEBEMOS DAR A ESTE “ESCRITO ESTÁ.”

Observen en primer lugar que Él lo usó para defender Su condición de Hijo. El diablo dijo: “Si eres Hijo de Dios,” y Jesús respondió: “Escrito está.” Esa fue la única respuesta que se dignó darle. Él no trajo a la mente evidencias para demostrar Su condición de Hijo; ni siquiera mencionó esa voz venida de la excelente gloria que había dicho: “Este es mi Hijo amado.” No, sino que dijo: “Escrito está.” Ahora, mi querido hermano ,si se ha  convertido hace poco tiempo, yo no dudo que ya hayas sido sometido a ese infernal “si.” Oh, cuán fácilmente sale del labio de Satanás. Es su palabra favorita, la flecha preferida de su aljaba. Él es el príncipe de los escépticos, y ellos lo adoran mientras él se ríe de ellos, pues él cree y tiembla.

Una de sus peores obras de maldad es hacer que los hombres duden. “Si,” con qué mirada de desprecio susurra esto al oído del recién convertido. “Si,” dice él, “si.” “Tú dices que eres justificado y perdonado, y aceptado; pero ¡si! “¿No podrías después de todo estar engañado?” Ahora, queridos amigos, les suplico que no permitan nunca que Satanás los saque del terreno sólido de la palabra de Dios. Si él consigue alguna vez que ustedes piensen que el hecho que Cristo sea el Salvador de los pecadores puede ser probado únicamente por lo que ustedes puedan ver dentro de ustedes, muy pronto los hundirá en la desesperación. La razón por la que yo debo creer en Jesús, está en Jesús y no en mí. Yo no debo decir: “yo creo en el Señor Jesús porque me siento muy feliz,” pues dentro de media hora me puedo sentir miserable; sino que yo creo que Cristo es mi salvación, porque está escrito: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.”

III. ÉL NOS MOSTRÓ CÓMO MANEJARLA.

¿Cómo debemos manejar esta espada: “Escrito está”? Primero, con la más profunda reverencia. Que cada palabra que Dios ha hablado sea ley y evangelio para ustedes. Nunca la vean de menos; nunca intenten evadir su fuerza o cambiar su significado. Dios les habla a ustedes en este libro, tanto como si viniera otra vez a la cumbre del Sinaí y elevara Su voz desde el trueno. Me gusta abrir la Biblia y orar, “Señor Dios, que las palabras salten de la página a mi alma, y que Tú las hagas vigentes, vivas, poderosas y frescas para mi corazón.”

Nuestro mismo Señor sintió el poder de la palabra. No fue tanto el diablo el que sintió el poder de “Escrito está” como el propio Cristo. “No,” dijo Él, “no voy a ordenar que las piedras se conviertan en pan; Yo confío en Dios que me puede sustentar sin necesidad de pan. No me voy a echar abajo desde el templo; no voy a tentar al Señor mi Dios. No adoraré a Satanás, pues Dios es únicamente Dios.” La humanidad de Cristo sintió la fuerza de la palabra de Dios, y así se convirtió en poder para Él. Restarle importancia a la Escritura equivale a privarse de su ayuda. Denle reverencia, se los suplico, y miren a Dios con devota gratitud por haberles dado la Escritura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .