Sunday Morning Service

Nuevo Video: El Sermón de la Mañana #56 | Señales Que Preceden El Regreso De Cristo



Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. Él Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

2 Pedro 3:8-9

Notas de sermón:

De acuerdo con la Escritura tienen que ocurrir varios eventos importantes antes del regreso del Señor. El propósito de estas profecías es darles esperanza a los cristianos para el futuro y guiarlos para que vivan vidas transformadas, sometiéndose al gobierno justo de Dios durante sus vidas. Dios desea que usted se llene de esperanza y del deseo de vivir una vida según su voluntad, ser transformado por la Palabra de Dios. El mensaje principal que trajo Jesucristo fue el del Reino venidero de Dios.

I.                    LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO A TODAS LAS NACIONES:

Pero primero tendrá que predicarse el evangelio a todas las naciones (Mr 13: 10; d. Mateo 24: 14) 10 Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones. Marcos 13:10 RVR 1960

¡El Evangelio, es nuestro Señor Jesucristo, Dios en la carne, Él sufrió y murió para pagar la pena por el pecado del hombre, y luego resucitó de entre los muertos el tercer día, es, sin duda, ¡el mensaje más importante del mundo! ¡El Evangelio de Jesucristo es la mejor noticia en el mundo! el objetivo principal de la iglesia es alcanzar al mundo con el Evangelio, y entonces Cristo volverá a arrebatar la iglesia y reinar sobre esta tierra. En Mateo 28:19-20, 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. El Evangelio es la única oportunidad que tiene el pecador de salvar su vida, debe ser lo que la gente necesita oír con prontitud. Debemos preocuparnos por los perdidos y buscar el reino de Dios. Y transmitir ese entusiasmo de saber que podemos servir al Señor en estos días que conducen a la venida de Cristo.

II.                 LA GRAN TRIBULACIÓN:

para muchos cristianos hablar de “la gran tribulación es motivo de gran preocupación. Se conoce que este es un lapso de tiempo que será tan terrible en la historia del hombre y que jamás se ha visto y que nunca se volverá a experimentar en el futuro. Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre,

y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas.

He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores.

10 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. Isaías 13:6-10 RVR 1960

Durante cientos de años, los profetas de Dios han anunciado el “Día grande y terrible de Jehová” en el cual los hombres querrán esconderse, pero no podrán, intentarán escapar, pero no lo lograrán, puesto que por donde quiera que ellos vayan estarán sucediendo cosas, a lo mejor peores, porque la tribulación estará en todo el mundo. El mundo expectante verá con horror cuando las estrellas sean movidas de su lugar y el sol ocultará su resplandor. La Tribulación es un tiempo futuro, cuando el Señor llevará a cabo dos aspectos de Su plan: 1) Él terminará Su disciplina a la nación de Israel (Daniel 9:24), y 2) Él juzgará la incredulidad y la maldad de los habitantes del mundo (Apocalipsis, capítulos 6 – 18). La duración de la Tribulación es de siete años. La Gran Tribulación es considerada como la última mitad del período de la Tribulación, son tres años y medio de duración. Hay una distinción del período de la Tribulación, porque la Bestia, o Anticristo, será revelado, y la ira de Dios se intensificará grandemente durante este tiempo. Consideremos, en este punto, es importante enfatizar que la Tribulación y la Gran Tribulación no son dos términos diferentes. Dentro de la escatología o sea (el estudio de las cosas futuras), la Tribulación se refiere a todo el período de los siete años, mientras que la “Gran Tribulación” se refiere a la segunda mitad de la Tribulación.

Cristo usó la frase de la “Gran Tribulación” con referencia a la última mitad de la Tribulación. En Mateo 24:21, Jesús dice, “Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.” En este verso, Jesús se está refiriendo al evento de Mateo 24:15, el cual describe la revelación de la abominación desoladora, el hombre que es también conocido como el Anticristo. También, Jesús declara en Mateo 24:29-30, “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días… Entonces aparecerá la señal del hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.” En este pasaje, Jesús define la Gran Tribulación (v.21) como el principio de la revelación de la abominación desoladora (v.15) y termina con la segunda venida de Cristo (v.30).

III.               FALSOS PROFETAS QUE HARÁN SEÑALES Y MILAGROS

Porque surgirán falsos profetas que harán señales y milagros, para engañar, de ser posible, aun a los elegidos. (Mr 13: 22; Mt 24: 23-24)

La Palabra de Dios no da instrucciones específicas sobre cómo reconocer falsos profetas. Sin embargo, la Palabra de Dios da instrucciones específicas sobre cómo reconocer falsos mensajeros. “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16, 20)

 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye.

Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error. 1 Juan 4:2-6 Reina Valera 1960. Los milagros en la biblia validaron al mensajero, y hoy en día, los milagros no son necesariamente un indicador para un verdadero mensajero de Dios. La diferencia está en la palabra de Dios. Hoy tenemos el canon completo de la escritura, y es una guía infalible. Tenemos una palabra más segura (2 Pedro 1:19) que podemos utilizar para discernir si un mensajero y un mensaje es de Dios. Los milagros pueden ser falsos. Es por eso que Dios nos guía a Su palabra. Las señales y los prodigios nos pueden llevar por mal camino. La palabra de Dios será siempre la verdadera lumbrera a nuestro camino (Salmo 119:105).

IV.              SEÑALES EN LOS CIELOS:

Pero en aquellos días, después de esa tribulación, «se oscurecerá el sol y no brillará más la luna; las estrellas caerán del cielo y los cuerpos celestes serán sacudidos». Verán entonces al Hijo del hombre venir en las nubes con gran poder y gloria. (Mr 13: 24-25) A través del profeta Joel, Dios reveló que antes del “día grande y espantoso del Eterno” habría impresionantes señales en el cielo que lo anunciarían. Dios dio este mensaje a Joel para aquellos que vivan en los tiempos del fin diciendo: Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. 31 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Joel 2:30-31 Jesús mencionó que antes de que estas señales ocurran, habrá otro evento que también conmocionará a la humanidad: “inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas” (Mateo 24:29). Cuando las señales en el cielo ocurran, los científicos y meteorólogos probablemente traten de explicarlas como fenómenos naturales extremos y cíclicos en lugar de señales de Dios. Pero Dios será el que las origine. De hecho, estas señales serán el preludio de lo que el profeta Joel llamó “el día grande y espantoso del Eterno” (Joel 2:31). Aunque nos parezca increíble, el mundo verá estas señales como eventos fortuitos; pero sólo el que está vigilando y quienes estén atentos podrán discernir de dónde provienen en realidad (1 Tesalonicenses 5:2-4). Dios no desea que ninguno perezca, y por ello siempre ha enviado a sus profetas para advertirle a las personas que se arrepientan de sus pecados antes de castigarlos por su desobediencia (Amós 3:7). “Porque no quiero la muerte del que muere, dice el Eterno el Señor; convertíos, pues, y viviréis” (Ezequiel 18:32).

V.                 LA VENIDA DEL HOMBRE DE PECADO Y LA REBELIÓN:

A este «hombre de pecado» se le identifica a veces con la bestia de Apocalipsis 13, y a veces se le llama el anticristo, el peor y último en la serie de «anticristos» mencionados en 1Juan 2:18 “18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.” En cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. Este se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios. El “hombre de pecado” se manifestaría “a su debido tiempo” Dios preveía su desarrollo en el tiempo oportuno, advirtiéndoselo a la iglesia. No podía levantarse durante el primer siglo debido a la oposición del Imperio Romano, pero al debilitarse este y ser quitado de en medio, el “debido tiempo”, el tiempo propicio, se abriría, proporcionándose las circunstancias favorables para el surgimiento del peligroso “hijo de perdición” que cambiaría drásticamente a la iglesia, introduciendo y fomentando “la apostasía”. Un «hombre de maldad» aún peor se levantará sobre la escena mundial y traerá sufrimientos sin paralelo y persecución, solo para que Jesús lo destruya cuando regrese. nombres que la Biblia le da a este personaje: 2 tes 2.3-

El hombre de pecado – relacionado con todo lo que no agrada a Dios.

El hijo de perdición – destinado a la destrucción. No es un ser que está al nivel de Dios. Finalmente llegará a su fin.

“el inicuo” v. 8 – relacionado con todo lo que es sucio o inmundo.

Es una ser que está asociado con Satanás.

Este ser diabólico, en los últimos tiempos demandará la alabanza y adoración de la cual solo Dios es digno. Vendrá a la humanidad entera con el fin de engañarlos: 2 Tesalonicenses 2.9–10 RVR60

inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Hoy pedimos a Dios para que obre en los corazones de los que no lo conocen; para que crean en el evangelio y no en la mentira que los llevará a una completa destrucción. Y usted ya aceptó a Cristo como su Salvador personal, lo invito a que lo haga ahora si aun no lo ha hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .