Sunday Morning Service

Nuevo Video: El Sermón de la Mañana #64 | Miré, Y He Aquí Un Caballo Amarillo



Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.”

Apocalipsis 6:8

Notas de sermón:

Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. Apocalipsis 6:8 RVR60

El color amarillo hace referencia al color producido por la anemia, precedente a la muerte, esparcida por toda la Tierra. La cuarta parte de todos los habitantes de la Tierra, es decir, la cuarta parte de los que han sobrevivido a los juicios del segundo y tercer sello, morirá. Y este es el único jinete identificado por un nombre: Muerte. La tierra estará llena de muerte y ahí estarán los que morirán de hambre, otros por enfermedades, otros por una guerra mundial, otros por los animales salvajes que estarán tan hambrientos como los humanos. Será una gran mortandad.

  1. “Un caballo amarillo..”

Al abrir el Cordero el Cuarto Sello, toma forma ante los ojos del apóstol Juan otro caballo, con su jinete. “Amarillo” es el color de este cuarto caballo. El jinete del caballo amarillo comienza su trabajo sobre todo con muertes en todo el mundo debido a la hambruna. Y también da lugar a muertes durante disturbios, protestas y guerras civiles, pandemias y muertes por ataques de animales, su principal trabajo comenzará inmediatamente después del arrebatamiento. Después del arrebatamiento de la iglesia, el jinete del caballo amarillo va a estar muy activo durante el periodo de la Gran Tribulación.

Juan anuncia la segunda venida de Cristo a la tierra, o lo que es lo mismo, el Juicio Final que pondrá fin a este mundo. Cuenta que cuando el Cordero abre los cuatro primeros sellos de la profecía, salen cabalgando, uno tras otro, cuatro jinetes. Cada uno de ellos es portador de grandes desgracias para la humanidad: el primero, sobre un caballo blanco, porta un arco y se suele identificar con el Anticristo; el segundo, sobre un caballo rojo, nos lleva a la guerra, a la destrucción; el tercero monta un caballo negro sobre el que carga una balanza, que representa la crisis económica, el hambre; y, finalmente, a lomos del cuarto caballo, de color amarillo, va la Muerte, el único de los cuatro que se identifica por su nombre. La más fiel y cruel aliada de este jinete ha sido siempre la enfermedad, por lo que no son pocas las veces en que se le identifica directamente con el nombre de Peste, una enfermedad contagiosa que causa gran mortandad en los hombres o en los animales; o también, enfermedad, aunque no sea contagiosa, que causa gran mortandad.

B. De todos los cuatro jinetes del apocalipsis sólo este cuarto jinete está claramente identificado, se llama MUERTE. Y detrás de él el Hades (Infierno) está siguiéndolo estrechamente. Esto significa que después de que el jinete ha hecho su trabajo, el infierno lo está siguiendo muy de cerca para tomar los resultados del trabajo de este jinete. es decir, el jinete se llama muerte, y a la gente que mata las lanza directamente al infierno. El jinete del caballo amarillo comienza su trabajo sobre todo con muertes en todo el mundo.  La muerte es seguida por su compañero inseparable, el Hades: “y el Hades le seguía”. Parece que este segundo iba detrás actuando como “carroza fúnebre” que recogía las víctimas que la muerte iba segando.

debido a la hambruna. Y también da lugar a muertes, durante disturbios, protestas y guerras civiles, pandemias y muertes por ataques de animales, su principal trabajo comenzará inmediatamente después del arrebatamiento. en este momento, el Espíritu Santo sigue protegiendo la tierra evitando así que el jinete del caballo amarillo participe en una matanza desenfrenada una verdadera masacre total de los pueblos de la tierra. Sin embargo, después del arrebatamiento de la iglesia, el jinete del caballo amarillo va a estar muy activo durante el periodo de la Gran Tribulación. Los cuatro jinetes harán estragos en la cuarta parte de la población mundial mediante violencia, hambre y las “bestias de la Tierra”, que incluyen virus y bacterias portadores de enfermedades (Apocalipsis 6:8).

Las Escrituras indican que dichas pestes van a desatar epidemias horrendas, y cobrarán millones de vidas. Aunque parezca imposible una catástrofe en la salud pública de esta magnitud, tomando en consideración los adelantos en la tecnología médica, estamos viendo cada vez más advertencias de nuevas sepas del coronavirus de alcance mundial, ¡y esto indica que las antiguas profecías bíblicas están cobrando vida ahora mismo! las autoridades médicas han expresado su preocupación por la aparición de enfermedades nuevas y el resurgimiento y propagación de enfermedades que se creían controladas. La malaria, enfermedad infecciosa que puede causar la muerte y que aflige a millones cada año, ha regresado a regiones donde estaba erradicada. Tiene “potestad sobre la cuarta parte de la tierra”. Matar al veinticinco por ciento de los seres humanos es algo realmente espantoso, aunque todavía es el inicio del juicio. Sólo cuando regrese el Señor Jesucristo será abolida la muerte, y juntamente con el Hades serán lanzados al lago de fuego (Ap 20:14). La “espada” representa a todo armamento de guerra o crimen. La “mortandad” está referida probablemente a la peste, o representar a cualquier plaga que causan gran número de muertes. Y las “fieras de la tierra” son aquellas criaturas capaces de matar al ser humano, desde las más grandes hasta las más pequeñas. Dios emite sus juicios con una variedad de animales: usa langostas (Ex 10:3-6), serpientes (Nm 21:6), avispas (Ex 23:28) (Jos 24:12), leones (2 R 17:25), osos (2 R 2:24), diversas plagas de insectos (Dt 1:44). Es probable que el aumento de las fieras sea el resultado de la tierra desolada por la muerte. Este tipo de conocimiento nos debería llamar la atención sobre las terribles consecuencias de nuestros pecados, si no hacemos nada por arrepentirnos. Dios nos enfrenta a esta cruda realidad. Pero resulta que la humanidad no quiere reaccionar, y piensan que esto nunca ocurrirá, pero del juicio de Dios nadie, incluyendo naciones podrán escapar. No nos debe sorprender que Jesucristo nos haya predicho desde hace mucho tiempo que una de las señales anteriores a su regreso serían plagas por todo el mundo (Mateo 24:3–7; Lucas 21:11). Debemos estar atentos a las profecías que están cobrando vida, ¡entre ellas la representada por un ominoso jinete en un caballo amarillo! Quiere usted aceptar a Cristo como su salvador, le invito a que lo haga ahora, Dios ha permitido que Satanás enceguezca a la mayoría de las personas en estos tiempos (Apocalipsis 12:9). Pero si usted está dispuesto a tener un encuentro personal con Cristo le invito a que lo haga ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .