Sunday Morning Service

El Sermón de la Mañana #92 | ESPERANDO SEÑALES



Herodes, viendo a Jesús, se alegró mucho, porque hacía tiempo que deseaba verle; porque había oído muchas cosas acerca de él, y esperaba verle hacer alguna señal. Y le hacía muchas preguntas, pero él nada le respondió.»

Lucas 23: 8,9

Notas de sermón:                                 

Después de que Pilato les hubo declarado a los principales sacerdotes y a los escribas que no hallaba ningún delito en Jesús, ellos temieron que su víctima escapara. En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó de todas las cosas que hacía Jesús; y estaba perplejo, porque decían algunos: Juan ha resucitado de los muertos; 8 otros: Elías ha aparecido; y otros: Algún profeta de los antiguos ha resucitado. 9 Y dijo Herodes: A Juan yo le hice decapitar; ¿quién, pues, es este, de quien oigo tales cosas? Y procuraba verle (San Lucas 9, 7-9). Entonces Herodes se volvió a los altos sacerdotes y los saduceos y, prestando oído a sus acusaciones, oyó todo lo que Pilato había escuchado, y más, sobre las supuestas fechorías de Jesús. Finalmente, convencido de que Jesús ni hablaría ni realizaría un milagro para él, Herodes, después de burlarse de él por un tiempo, le envolvió en un viejo manto de púrpura real y lo mandó de vuelta a Pilato. Herodes sabía que no tenía jurisdicción sobre Jesús en Judea. Aunque se alegraba de creer que finalmente estaría libre de Jesús en Galilea, estaba agradecido de que fuera responsabilidad de Pilato condenarlo a muerte. Herodes no se había recobrado nunca plenamente del temor que lo perseguía por haber dado muerte a Juan el Bautista. Herodes en ciertos momentos temió que Jesús fuera Juan, resucitado de entre los muertos. Ahora pudo liberarse de ese temor, puesto que observó que Jesús era una persona muy distinta del extrovertido y apasionado profeta que se había atrevido a exponer y denunciar su vida privada.

I.                     ¿QUIEN ERA ESTE HERODES?

Cuando trajeron a Jesús ante Herodes, el tetrarca se sorprendió de su apariencia majestuosa y de la calma de su conducta. Durante unos quince minutos hizo Herodes preguntas a Jesús, pero el Maestro no respondió. Herodes lo provocó, desafiándolo a que realizara un milagro, pero Jesús no respondió a sus muchas preguntas ni a sus desafíos

¿quién es Herodes? Un hijo de aquel Herodes el Grande que quiso matar a Jesús cuando acababa de nacer; a quien el emperador Octavio había nombrado tetrarca de Galilea. Hombre sensual y licencioso, esclavo de sus vicios, que vive en el lujo y el placer. A quien Herodías, la esposa de su hermano Filipo, ha seducido, para vivir unida a él, como la reina. Un hombre a quien el Bautista denunció el escándalo de su unión adúltera e incestuosa. El apreciaba a Juan, porque era el único que le hablaba con verdad, entre tantos aduladores. Herodías, por contra, le odiaba a muerte, y no sin motivo; no descansó hasta conseguir del rey su prisión, en la fortaleza de Maqueronte, junto al Mar Muerto. Este es Herodes: un príncipe de opereta, juguete de sus mujeres, amigo de sortilegios, hechizos y supersticiones; que cuando oye hablar de los milagros de Jesús, se figura tener a su alcance a un profeta, con poderes mágicos extraordinarios. Su reflexión acerca de Jesús, nos dice algo sobre su conciencia de culpa por la muerte de Juan: ¿por qué, si no, podría haber resucitado el Bautista? Él no se sentía orgulloso de aquello, más bien, le avergonzaba. Y sospechando que el profeta actual tendría algo que ver con el anterior, deseaba verle, y presenciar alguno de los hechos maravillosos que se le atribuían. Herodes se alegra ante la posibilidad de ver a Jesús. Y no es porque quiera ayudarlo o esté interesado en averiguar si lo que se dice contra él es cierto, sino por simple curiosidad y porque espera “verlo hacer algún milagro” (Lucas 23:8). Pero Jesús se niega a satisfacer su curiosidad. De hecho, cuando Herodes lo interroga, Jesús no le responde. Eso decepciona a Herodes, y él y sus soldados lo tratan “con desprecio” (Lucas 23:11). Lo visten con una ropa espléndida y se burlan de él. Luego, Herodes se lo envía de vuelta a Pilato. Aunque los dos habían sido enemigos, ahora se hacen buenos amigos.

II.                   JESÚS EN LA PRESENCIA DE HERODES

Herodes siendo Rey no tenía una conducta realmente ejemplar y en vista de su condición no era apto para juzgar a Jesús. En este caso tiene que ver la buena manera de vivir. Algunos cristianos, parece ser, que no tienen el amor de Dios. El consuelo de amor viene de Dios Padre, de Cristo y del Espíritu Santo, e incluso de muchos hermanos. (Véase 2 Co 1.3-5) Toda persona que ha creído en Cristo como Salvador tiene el Espíritu Santo. (Hch 2.38-39; 5.32) El Espíritu mora en nosotros. (1 Co 3.16) Incluso nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo. (1 Co 6.19) «Nada debe ser hecho por egoísmo o por vanagloria» 1. ¿Cuáles son las actitudes que no deben tener? Deben eliminar aquellas que destruyen la unidad: Egocentrismo. Jamás debemos permitir que nuestro motivo sea el egoísmo o la vanidad. Por el contrario, se debe tener una actitud cristo-céntrica.  Deben librarse de: El deseo de exaltarse a sí mismo («ambición egoísta») La valoración incorrecta del uno mismo («presunción»)

Deben sustituirse por… Humildad: «Actitud humilde» Andrew Murray dijo: La persona humilde no es la que piensa primero en sí misma; es la que sencillamente no piensa en sí misma en absoluto. En el caso de Herodes lo vemos más tarde pagar por su actitud arrogante a pesar de haber estado frente a frente con Jesús.

Hechos 12:23  Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos. El Señor nos muestra en su escritura el fin de Herodes, como muere de una rara enfermedad del estómago, dice que de adentro de su cuerpo salían gusanos. El texto nos dice que fue herido por un ángel, y muere comido de gusanos, pero lo que verdaderamente causó su muerte fue que no dio gloria a Dios. Podemos tomar como enseñanza para nosotros en nuestra vida. Debemos considerar nuestros logros, nuestros éxitos, metas cumplidas traerlas al Señor. Salmo 115: 1 No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad. No creer a los que adulan, los que nos dicen lo que queremos oir. El rey de Israel respondió a Josafat: Aún hay aquí un hombre por el cual podemos preguntar a Jehová; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza cosa buena, sino siempre mal. Este es Micaías hijo de Imla. Y respondió Josafat: No hable así el rey. 2Crónicas 18:-7 Ahora pensemos que Dios humilla al que se enaltece, y se cree presuntuoso. DANIEL 4:29-33

Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia, 30 habló el rey y dijo: ¿No es esta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? 31 Aun estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; 32 y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere. 33 En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves.  El Salmo 34:19 nos dice: “Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librará Jehová.” El caminar con Dios nos hace la vida más ligera hasta el momento que nos llame a su santa presencia. Ahora vea como es caminar en la vida sin Dios. Las personas que viven toda su vida sin Dios, así pasarán su existencia en la eternidad. Lejos de Dios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.