Sunday Morning Service

El Sermón de la Mañana #16 – La Providencia De Dios – Serie 2



El Pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.”

Mateo 6:11

Notas de sermón:

Es asombroso ver el alcance al que la Palabra afirma que Dios hace que

ocurran cosas en nuestra vida. Por ejemplo, nuestra dependencia en Dios

para recibir alimento cada día la reiteramos cada vez que oramos: «Danos

hoy nuestro pan cotidiano» (Mt 6: 11), aunque trabajamos para ganamos la

comida y (hasta donde la mera observación humana puede discernir) la

obtenemos enteramente mediante causas «naturales».

De modo similar, Pablo, mirando con los ojos de la fe lo que sucede, afirma

que a sus hijos «mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten» (Fil 4: 19),

aunque Dios puede usar medios «ordinarios» (tales como otras personas)

para hacerlo. Dios planea nuestros días antes de que nazcamos, porque

David afirma: «Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito

en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo

de ellos» (Sal 139: 16). Y Job dice que «Los días del hombre ya están

determinados; tú has decretado los meses de su vida; le has puesto límites

que no puede rebasar» Job 14: 5).

El pan era un alimento básico en la dieta de los judíos y lo había sido durante

muchos años. Por otra parte, el pan era un símbolo poderoso en el Antiguo

Testamento de la provisión de Dios con su pueblo. Dios cuidó de los Israelitas

cuando estaban en el desierto después de su salida de Egipto. La vida en el

desierto era difícil, Dios les prometió hacer “llover pan del cielo” (Éxodo 16:4).

El pan sigue siendo, un símbolo poderoso de la base rudimentaria de

provisión para nuestras necesidades.

I.                   ¿QUÉ EN CUANTO AL MAL?

¿Cuál es la relación entre Dios y el mal en el mundo?» ¿Causa Dios

las acciones malas que cometen los seres humanos? No debemos

llegar al punto de pensar que no somos responsables del mal que

hacemos, o que Dios se complace en el mal, o que podemos echarle

a él la culpa. Tal conclusión es claramente contraria a la Escritura. 

Un ejemplo muy claro se halla en la historia de José. La Biblia dice

que los hermanos de José sin razón alguna sentían celos de él (Gn

37: 11), lo aborrecían (Gn 37: 4,5,8), querían matarlo (Gn 37:20), e

hicieron mal cuando lo echaron en la cisterna (Gn 37: 24) y cuando

lo vendieron como esclavo para que lo llevaran a Egipto (Gn 37: 28).

Sin embargo, más adelante José pudo decirles a sus hermanos:

«Fue Dios quien me mandó delante de ustedes para salvar vidas»

(Gn 45: 5), y: «Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios

transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo:

salvar la vida de mucha gente» (Gn 50: 20) El mal se originó

espontáneamente en el corazón de personas que recibieron

libertad de parte de Dios y la abusaron. Ezequiel 28:12-19 e Isaías 14:12-20 hablan de como Lucifer quiso revelarse contra Dios y

actuar de manera independiente, y lo mismo ocurrió con Adán y

Eva. Veámoslo de esta forma:

1. Dios creó seres humanos con libre albedrío; con libertad para elegir.

2. La libertad para elegir presupone la posibilidad de obrar a favor del mal.

3. El mal entró al mundo como resultado de algo bueno que Dios le dio al hombre – su libertad.

II.                 DIOS NUNCA HACE MAL, Y NUNCA SE LE DEBE ECHAR LA CULPA DEL MAL.

Jesús también combina la predestinación de Dios de la crucifixión con la

culpa moral de los que la realizaron: «A la verdad el Hijo del hombre se irá

según está decretado, pero ¡ay de aquel que lo traiciona!» (Lc 22: 22; Mt 26:

24; Mr 14:21).

Y en una afirmación más general en cuanto al mal en el mundo, Jesús dice:

«¡Ay del mundo por las cosas que hacen pecar a la gente! Inevitable es que

sucedan, pero ¡ay del que hace pecar a los demás!» (Mt 18:7).

Santiago habla de modo similar al advertirnos que no le echemos la culpa a

Dios por el mal que hacemos, y dice: «Que nadie, al ser tentado, diga: Es Dios

quien me tienta”. Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco

tienta él a nadie. Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios

malos deseos. Originalmente Dios creó un mundo perfecto, descrito por El

mismo como bueno en gran manera, en el cual no existía la muerte ni el

sufrimiento, pero debido a la rebelión del primer hombre, (Adán), su pecado

trajo la muerte en el mundo, tanto espiritual, como física

Rom. 5:12; Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y

por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto

todos pecaron.

entonces vemos que la muerte y el dolor son el castigo por el pecado.

Dios no es culpable de la depravación que hay en el mundo, como la homosexualidad,

El adulterio, la fornicación, las drogas etc.…, es el mismo ser humano el que

en su entenebrecida mente no logra entender que haciendo lo malo, solo

logrará conseguir muerte y destrucción

Veamos como los gobiernos humanos tienen a sus pueblos muriendo de hambre

que viendo a su pueblo sufrir prefieren gastar en armamento de destrucción

masiva en vez de aprovechar esos recursos para alimentarlos ¿No somos

nosotros mismos los que queremos ignorar nuestra propia culpa en todo lo

que acontece alrededor del mundo? Claro que para el hombre es más fácil

decir Dios es el culpable.

Por lo general, buscamos la manera de exonerarnos de culpas, señalando a

otras personas como las responsables de todos aquellos sucesos que no nos

han salido como queríamos. “echar la culpa” se ha convertido en un mal

común enraizado de la sociedad en la que vivimos. Muchas veces, al ser

humano le cuesta reconocer sus debilidades, errores, defectos y pecados

(Salmo 36:2). Algo que nos puede ayudar a asumir la responsabilidad por

nuestros pecados es saber que Dios no exige que seamos perfectos. “No ha

hecho con nosotros aun conforme a nuestros pecados; ni conforme a

nuestros errores ha traído sobre nosotros lo que merecemos”, dijo el

salmista David (Salmo 103:10). No obstante, aunque Dios perdona, espera

que cultivemos la autodisciplina y que luchemos tenazmente contra las

tentaciones del Diablo y nuestra inclinación al pecado (1 Corintios 9:27).

III.               DIOS CORRECTAMENTE CULPA A LAS CRIATURAS MORALES POR EL MAL QUE HACEN.

«Ellos han escogido sus propios caminos, y se deleitan en sus abominaciones.

Pues yo también escogeré aflicciones para ellos y enviaré sobre ellos lo que

tanto temen. Porque nadie respondió cuando llamé; cuando hablé, nadie

escuchó. Más bien, hicieron lo malo ante mis ojos y optaron por lo que no me

agrada» (ls 66: 3-4) «Dios hizo perfecto al género humano, pero éste se ha

buscado demasiadas complicaciones» (Ec 7: 29). La culpa del mal siempre

recae sobre la criatura responsable, y la criatura que hace el mal siempre

merece castigo. Debemos entender que, si bien Dios sabe que el Diablo

puede influir en nuestros actos y tiene mucha culpa de la condición

pecaminosa de la humanidad, no nos exonera de nuestra responsabilidad

personal. Por eso, Romanos 14:12 dice: “Cada uno de nosotros rendirá

cuenta de sí mismo a Dios”. Frente a los acontecimientos luctuosos,

catástrofes, enfermedades y similares, la forma más viable para los creyentes

es aquella de descargar la responsabilidad a las víctimas o incluso a Dios

mismo. Dios no permite las tragedias para castigar las culpas del hombre. Tu

maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán

malo y amargo es el haber dejado tú a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti,

dice el Señor, Jehová de los ejércitos. Jeremías 2:19.  El Señor quiere salvar al

hombre liberándolo del pecado, pero lo deja libre: es el “rechazo de Dios y

del amor que ya lleva en sí el castigo” Si usted no ha entregado su vida a cristo ahora es el día de Salvación,

oro para que Dios toque su corazón y obtenga la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .